Violencia de Genero

por | 1 Abril, 2017

Las muertes por violencia de género se han convertido en uno de los más terribles dramas a los que el Estado español se enfrenta en la actualidad. La violencia contra las mujeres ha alcanzado cotas tan elevadas que incluso en la campaña electoral para la Presidencia del Gobierno español fue uno de los temas de los que más se habló, llegándose a proponer algunas medidas para proteger a la mujer.

No obstante se trata de una problemática muy difícil de atajar y cuya manifestación atiende a parámetros mucho más complejos. Las mujeres, a la sombra para quienes han ido escribiendo la Historia, han ido poco a poco en los últimos años ganando espacio en la lucha por ocupar el lugar que le corresponde, el de igualdad de oportunidades con los hombres. Eso sí, en ese camino hacia la paridad aún hay un largo camino que recorrer.

En este escenario, los asesinatos de los hombres a las mujeres se enmarcan en un cambio de las grandes rutinas sociales y de los esquemas estructurales que componen la relación entre familia y trabajo. El extremo sometimiento padecido por el sexo femenino y la falta de libertad y maniobra impuesta por el patriarcado han cedido espacio en los últimos tiempos.

Ta vez ese patriarcado no haya querido digerir esta lucha digna y se haya rebelado en forma de violencia e incluso de decenas de asesinatos cada año en España. No obstante, no hay que olvidar que no es un problema meramente nacional, sino un conflicto que debe hacerse extensible al nuevo rumbo de la condición humana contemporánea.

Países que son una auténtica referencia en índices de empleo, de economía, de educación, de sanidad o de bienestar social, como Dinamarca, Finlandia, Suecia o Alemania, son, sin embargo, los que encabezan la lista de homicidios de mujeres a manos de los hombres. La lucha contra esta lacra debe ser internacional, por lo que los esfuerzos y los acuerdos por combatirla deben ser mayúsculos e infatigables en todos los rincones del mundo.