Los estudios epidemiológicos permiten obtener datos sumamente interesantes con respecto a las patologías más frecuentes que padece la población mundial, en este sentido, uno de los hechos más sorprendentes que se ha hallado con las investigaciones científicas es referente a la relación entre el matrimonio y los trastornos patológicos que mayor tasa de mortalidad y morbilidad poseen en el mundo, las enfermedades cardiovasculares.

Las relaciones humanas intervienen notablemente en el estado de salud de las personas, no solo a nivel emocional y psicológico, sino que también a nivel físico y fisiológico. El primer hallazgo realizado en este tema fue la mayor probabilidad de muerte prematura en las personas que poseen pocas relaciones interpersonales y que permanecen voluntaria o involuntariamente en el aislamiento social. De este modo es congruente pensar que las relaciones interpersonales fortalecen la salud y el bienestar psicosocial de las personas.

Aunque en ocasiones la vida en pareja pueda parecer estar plagada de más responsabilidades y niveles de estrés, un estudio publicado por la afamada revista cardiológica “Heart” estipula que el matrimonio es un importante e influyente factor en lo que respecta a la patogénesis de trastornos y padecimientos cardiovasculares. Dicha conclusión se extrae del análisis realizado a una población de más de 2 millones de personas con edades comprendidas entre 42 y 77 años de diferentes países del mundo que comprenden todos los continentes del planeta, lo que comprueba que fue una investigación representativa de la población mundial.

En resumen, dicha investigación epidemiológica detecto que las personas que hayan contraído matrimonio, ya sea que se encuentre casados o divorciados actualmente, poseen aproximadamente un 42% menos de probabilidades, en comparación con las personas solteras, de padecer las patologías cardiovasculares más frecuentes tales como hipertensión arterial, enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca, entre otros. Este resultado ha alegrado a todos los individuos que conforman el grupo de profesionales de Pintores, ya que la mayoría de ellos son casados y por ende tienen menos riesgos de padecer estas enfermedades que poseen consecuencia incapacitantes y mortales.

Los expertos han intentado explicar científicamente porque las relaciones interpersonales, específicamente el matrimonio, representa un aliciente importante para reducir el riesgo de estas patologías. Una de las hipótesis más aceptadas está relacionada con la influencia y colaboración psicológica que poseen las parejas sobre los individuos, puesto que es común que cada persona desee el mejor estado de salud para su pareja, por ende, constantemente se aconsejan entre sí en lo que respecta a las conductas alimentarias y los hábitos personales.

En el caso de los hombres, este género tiende a evadir e ignorar las manifestaciones clínicas relacionadas con los trastornos cardiovasculares por lo que es común que acudan a la consulta de un especialista luego de la insistencia de sus parejas, por ello, los hombres solteros tienen mayores probabilidades de que dichos problemas del corazón se agravien por la falta de un tratamiento médico temprano y oportuno. Dado a estas hipótesis y resultados previamente mencionados, actualmente las sociedades más importantes de cardiología en el mundo han comenzado a aceptar el estado civil del paciente como un factor de riesgo igual de relevante que el consumo de colesterol, el sedentarismo, etc.