Son muchas las enfermedades que produce el uso del tabaco y el cigarro, es en el siglo XX cuando se demuestra científicamente que muchas dolencias, enfermedades avanzadas y mortales se debían al uso del cigarrillo, actualmente el daño causado por esta adicción es más que evidente, se confirma que el uso de estos productos son los que  ocasionan que  estas enfermedades se desarrollen y sean mortales.

Ya es bien conocido que no solo las personas que padecen por esta adicción son las afectadas, también pueden sufrir enfermedades las personas que viven a su alrededor, y así del mismo modo sufrir de estos padecimientos. Sobre todo en el caso de la mujer en esta situación, se empeora más el panorama.

El uso del tabaco en las mujeres

Todos los individuos en general están expuestos a sufrir infinidad de problemas de salud debido al uso del tabaco, pero en el caso de las mujeres son muchas más las enfermedades que relacionadas con su género que pueden agravarse.

En el caso de aquellas mujeres que consumen métodos de anticoncepción, y que por esta razón pueden tender a sufrir enfermedades coronarias y neurológicas por su uso, aquellas que fuman, el efecto nocivo de estas puede ser multiplicador, el riesgo de sufrir un infarto al corazón o una trombosis aumenta considerablemente.

Es muy probable que las mujeres que fumen puedan sufrir alteraciones hormonales y debido a esto su menstruación acabe antes de tiempo, y sean mujeres menopaúsicas a temprana edad.

En esta ocasión, a pesar de no ser una enfermedad, el uso del tabaco o cigarrillo ocasiona una vejez prematura en las mujeres, esa imagen falsa que durante muchos años han querido vender los medios publicitarios en donde las mujeres lucen jóvenes y saludables, es toda una gran mentira, el fumar conlleva a que la piel se reseque, salgan muchas más arrugas y esta se opaque.

El uso del cigarrillo y el Cáncer

Igualmente la relación que guarda el uso del cigarrillo y el Cáncer aumenta las posibilidades de que las mujeres padezcan Cáncer, los más comunes son los de pulmón, laringe y cavidad bucal. Pero así mismo ya s e han relacionado el cáncer de mama y de útero, igualmente la toxicidad del cigarro multiplica la exposición a la enfermedad. Pero sigue estando a la cabeza, el cáncer de pulmón, un solo cigarrillo al día puede causar una tumoración  maligna en una persona.

El cigarrillo se ha asociado a la gran mayoría de tipos de cáncer desarrollados en la actualidad, en el esófago/laringe, en la boca, y en el estómago sumado al consumo de bebidas alcohólicas son un gran potenciador en el padecimiento de enfermedades cancerígenas en estos órganos.

El tabaquismo y las enfermedades coronarias

Es muy común que las personas en general a cierta edad comiencen a sufrir de enfermedades como la hipertensión, colesterol alto, diabetes, por razones genéticas o malos hábitos alimenticios.  Sin embargo, hoy en día vemos como muchos jóvenes ya a una edad temprana están sufriendo de estas enfermedades acuñadas a personas mayores (por encima de los cincuenta años).

Muchas de los factores que influye en la aparición de estas enfermedades prematuramente es el uso del tabaco, sobre todo en aquellos casos en donde la adicción se ha producido  a temprana edad, enfermedades como la arterioesclerosis, las cardiopatías coronarias son muy recurrentes en personas fumadoras.

El efecto multiplicador del tabaco aumenta los riesgos de padecer hipertensión lo cual produce el riego de accidentes cerebro vascular e infartos al corazón. Actualmente la mayoría de los casos en donde se sufre esta enfermedad también está presente el uso del tabaco.

Son muchas las razones por las cuales el dejar el cigarrillo es fundamental, aquellas personas que deciden hacerlo a temprana edad minimizan los riesgos de padecimiento de enfermedades graves así como de síntomas permanentes que no permiten el desempeño normal de una persona.