El Gobierno del PePe

Lejos de las declaraciones públicas del Partido Popular, formación política que se encuentra actualmente en el Gobierno, referentes a que el número de desahucios en España se ha detenido, la realidad es bastante más dramática. La propaganda cargada de optimismo que se proyecta desde Moncloa en relación a esta problemática contrasta con las instantáneas diarias de familias que son echadas de sus viviendas sin contemplaciones, sin importar si hay miembros enfermos, inquilinos menores o si simplemente no tienen otro sitio al que ir.

Y es que la cifra de desahucios en el pasado año apenas varió respecto a 2014; la tendencia experimentó una estabilidad y no un descenso, como promociona el Gobierno habitualmente. Aunque descendieron las ejecuciones hipotecarias, los concursos y las demandas por despido, la triste cara de la moneda es que, pese a la recuperación económica de la que se habla en los medios, el drama de los desahucios continúa con la misma virulencia.

El duro trabajo llevado a cabo en estos años de crisis por distintas asociaciones ciudadanas  o Plataforma de Afectados por la Hipoteca apenas ha servido en la práctica para paliar un porcentaje menor de estos dramas, aunque, por supuesto, es cierto que sin ellas el escenario habría sido de total impunidad y de vía libre para echar a las personas de sus hogares.

La movilización ciudadana, por ejemplo, obligó al presidente del Gobierno Mariano Rajoy a acordar con el Partido Socialista Obrero Español en 2012, principal formación de la oposición, llevar a cabo un pacto sobre los desahucios. No obstante, y con las cifras de desahucios como evidencia, aquel acuerdo no sirvió para absolutamente nada. No hay que olvidar que la socialista Carme Chacón, bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, fue la pionera en potenciar este drama , llegando a fomentar que se agilizasen los desahucios. Ahora, los focos mediáticos parecen haberse alejado del dolor de las familias que son obligadas a salir de sus viviendas, pero, obviamente, haber olvidado este problema no ha significado que desaparezca.