En una conversación con compañeros del trabajo, al mirar una película o programa de televisión, sobre todo aquellas famosas series sobre la profesión del médico, las personas pueden toparse de manera repentina con el termino hipohidrosis lo que genera cierta confusión ya que es una palabra muy poca utilizada y de la cual muchos desconocen su significado. Este término acuñado por las ciencias médicas hace referencia a una condición patológica en la cual el individuo posee una menor capacidad de transpiración. Es bien sabido que el sudor es una herramienta fundamental para el organismo en lo que respecta a el mantenimiento de la temperatura corporal, ya que dicha transpiración permite refrescar y enfriar la piel y los tejidos subcutáneos.

Existe un término correlacionado con la hipohidrosis, la anhidrosis, la cual describe una deficiencia absoluta de la sudoración, a diferencia de la hipohidrosis que representa una reducción de la capacidad de sudar mas no la ausencia total del sudor. Asimismo, un término que describe la condición inversa a la ya mencionada es la palabra hiperhidrosis, la cual se utiliza para denotar una sudoración excesivamente patológica.

Las manifestaciones clínicas que se presentan en las personas que presentan hipohidrosis varían dependiendo del grado de disminución de transpiración que posea el individuo. El síntoma más característico de la hipohidrosis es la intolerancia a los ambientes calurosos, puesto que las personas que padecen este trastorno no tienen la capacidad de refrescar su organismo de manera eficiente por lo que el calor provoca un agotamiento excesivo en estos individuos. El equipo de Fontaneros conoce la incomodidad y malestar que provoca el calor a las personas con hipohidrosis, es por ello que cuando uno de sus clientes de confianza que padece hipohidrosis contacto con la empresa para la reparación de una falla en la tubería de su cuarto de baño que le impedía disfrutar de una ducha refrescante, el grupo de fontaneros acudió de inmediato para resolver este problema.

Además de la notable intolerancia al calor, las personas que poseen hipohidrosis tienen una amplia sintomatología caracterizada por sequedad intensa de la piel y roboración de la misma, así como también debilidad y agotamiento rápido ante cualquier tipo de actividad física. Ahora bien, las causas que provocan la disminución de la transpiración han sido estudiadas a lo largo de los años, y se ha comprobado que las enfermedades que afectan a la piel y las glándulas sudoríparas son las causas etiológicas más frecuentes de este trastorno, no obstante, también se han descrito casos de hipohidrosis idiopática, es decir un tipo de trastorno de la sudoración en la cual no se detecta ninguna causa aparente.

Por otro lado, es importante destacar que muchas enfermedades crónicas pueden causar hipohidrosis, tales como las enfermedades degenerativas del sistema nervioso como esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, etc. La causa genética y congénita más relacionada que con mayor frecuencia produce hipohidrosis es la displasia ectodérmica.

Actualmente no se dispone de un tratamiento efectivo o un fármaco especialmente diseñado para corregir la hiperhidrosis, sin embargo, se pueden utilizar métodos paliativos para disminuir el impacto de este trastorno de la sudoración, tales como prevenir el consumo de fármacos que provoquen un menor grado de sudoración como los opioides y los anticolinérgicos, mantener estable la temperatura corporal mediante duchas frecuentes con agua fría, utilizar cremas humectantes para la piel, evitar los ambientes calurosos y las prendas de ropa que puedan provocar un calor excesivo.