Si creías saber todas las religiones que existen, pero no sabías que existe una en la que se le brinda devoción a un espagueti con albóndigas monstruoso y volador, entonces será mejor que empieces a leer este post porque te explicaremos en qué consiste esta religión, por qué tiene tantos seguidores y cómo se originó.

Los devotos del pastafarismo se les llama pastafaris. El primero de ellos, fundador de la religión, fue el físico estadounidense llamado Bobby Henderson, que, indignado por la decisión del Comité de Educación del Estado de Kansas de aprobar la enseñanza en las escuelas del diseño inteligente, el cual básicamente negaba la evolución y les decía a los niños que lo único posible es el creacionismo, decidió escribirle una carta al mismo comité pidiéndole que en las escuelas se enseñará los preceptos del pastafarismo o religión del Monstruo de Espagueti Volador.

Obviamente, lo que hizo Henderson fue una sátira y una manera muy divertida, pacífica y original de protestar contra lo que él creía que no era correcto, pues en las escuelas de E.E.U.U. está terminantemente prohibido la enseñanza de cualquier religión y lo que el comité de Kansas hacía es impartir el creacionismo de manera furtiva.

El pastafarismo defiende que el mundo fue confeccionado por una gigante bola de espagueti con albóndigas voladora, siendo esto no más que un hecho ficticio que los devotos de esta religión sostienen como verdadero solamente para ridiculizar las teorías del creacionismo y burlarse de sus creyentes.

Bobby Henderson, en su carta dirigida al Comité de Educación del Estado de Kansas, asegura que el Monstruo de Espagueti Volador (MEV) nos creó a nosotros y a todo lo que conocemos estando ebrio hace 5.000 años. Además, los pastafaris afirman que el mundo no es tan antiguo como pensamos, que los fósiles que en subsuelo encontramos son solo pruebas de fe que el MEV dispuso deliberadamente para ver cuáles son sus verdaderos creyentes.

Por otro lado, a modo de burla hacía las teorías creacionistas que explican que el número de catástrofes naturales han aumentado a medida que los habitantes del planeta se han vuelto más laicos, Henderson expuso al comité una correlación que muestra el aumento del calentamiento global a medida que el número de piratas en el planeta disminuía.

Por alguna u otra razón, los pastafaris adoran a los piratas, son deidades superiores para ellos, por lo tanto, aceptaron el 19 de septiembre de cada año como día internacional de hablar como piratas. Carlos, integrante de Fontaneros , celebró ese día con su habitual imitación de piratas.

La cruz del pastafarismo es nada más y nada menos que dos tenedores cruzados. Y todas sus oraciones concluyen con la palabra “Ramén” (una sopa asiática de espagueti). Una prenda de vestir distintiva de los pastafaris es un colador de espagueti colocado en la cabeza a modo de sombrero. En Australia, los pastafaris han logrado que se les permita tomar la foto de la licencia de conducir con el colador en la cabeza, con el argumento de que, si a las mujeres musulmanes se les permite tener siempre un turbante, por qué a los pastafaris no se les va a permitir llevar siempre su colador.

En Australia, Nueva Zelanda y Holanda ya es una religión oficial. En España aún no lo es; incluso, en 2017, se propuso reunir los requisitos oficiales para que sea legalizada, pero la Abogacía General del Estado lo impidió. Asimismo, la medalla de Oro de la Ciudad de Cadiz fue solicitada para el MEV con más de 6.000 firmas, en vista de que a la Virgen del Rosario se le fue concedida.

Read More