Así es ¡Reclama tus derechos! Si llevas golosinas o palomitas que no compraste en el cine para comer en la sala mientras ves la película, entonces debes saber que no estás cometiendo ninguna ilegalidad y, por lo tanto, no debes ingresar tu comida de manera furtiva. Hazlo libremente, pues no existe ninguna normativa que te lo impida taxativamente.

Para las salas de cine, las ventas de palomitas, golosinas y aperitivos son un gran negocio, por ende, deliberadamente tratan de proteger su economía y mejorar sus ganancias impidiendo que sus clientes vean las películas que ofrecen con alimentos procedentes de otras localidades que no sean la sala de cine. Pero esto no es una norma y mucho menos justo para el cliente, pues las comidas que las salas de cine venden son excesivamente costosas.

En consecuencia, es mejor optar por llevarte tu propia comida comprada en otro lugar que no es el cine; a pesar que al dueño del mismo no le guste, no estas cometiendo un acto ilícito. ¡Entrar al cine con alimentos que no compraste en él no es ilegal y está totalmente permite, aunque te digan lo contrario!

Este tema surgió recientemente cuando un espectador de una sala de cine propiedad de Cinesa ingreso a la sala con sus propios alimentos. Los encargados de la seguridad de la sala le impidieron rotundamente la entrada al espectador diciéndole que únicamente podía comer en la sala con los alimentos que ellos venden. El espectador no entendía esa imposición ya que no hay ningún marco legal que estipulara que lo que él estaba haciendo es ilegal, por lo tanto, reclamó a consumo y la empresa fue multada y sancionada con una suma de 6.000 euros.

Algunas salas justifican su pseudo-norma con la trillada frase de “Si cuando vas al restaurante no te llevas el vino de tu casa ¿Por qué tienes que traer tus palomitas al cine?” Pero esa analogía no aplica, pues son situaciones completamente diferentes. Frente al marco legal, el principal negocio de un cine es la exhibición de películas, a diferencia de un restaurante donde el negocio principal es la venta de comida.

En ese sentido, la ilegalidad de llevar alimentos a una exhibición privada de películas es nula, pues uno paga por ver un determinado filme en un espacio cómodo para ello y comer algún aperitivo. Así que no tengas recelo alguno y llévate tus propias palomitas de maíz o cotufas a la sala de cine y si no te dejan, entonces realiza el reclamo correspondiente. Recuerda que siempre puedes reclamar como consumidor cuando el servicio no te satisface y te sientes ultrajado, por ende, si recibes un mal servicio de Cerrajeros, entonces hazle saber el reclamo.

Si eres dueño de cine y no estás de acuerdo con lo explicado debido a que te rehúsas a perder tus ganancias por pérdidas de alimentos, pues implementar una norma en tu sala poniendo un cartel grande y claro donde señale que no se puede entrar al establecimiento con comida sin excepción alguna. De esa forma nadie podrá quejarse, pues es ya una norma del cine y cuando las personas entran en él ya están dejando por sentado, consciente o inconscientemente, que aceptan las condiciones de la sala.

Read More